En marcha en blanco se afinan tres componentes

La Marcha en Blanco del Tranvía de Cuenca, significa el final de la fase de preoperación, es una simulación de la operación normal del sistema, pero sin pasajeros, se cumple desde el viernes 22 de febrero y se extenderá por un mínimo de quince días, circulando de 06:00 a 22:00 horas con un intervalo de paso de 10 minutos.

Hasta el domingo 24 de febrero la marcha en blanco se hará con el acompañamiento de las entidades de seguridad que han apoyado todas las pruebas y la fase de capacitación de conductores, sin embargo a partir del lunes 25 de febrero ya no se contará con ese apoyo, por lo que la colaboración de la ciudadanía es fundamental para prevenir incidentes.

Jaime Guzmán, director de la Unidad Ejecutora del Tranvía, informó que en esta fase intervienen tres componentes muy importantes y son:

Poner a punto el sistema, que hace referencia a afinar todos los detalles y requerimientos técnicos.

Propiciar que los conductores actúen de acuerdo a los procedimientos y protocolos definidos en la fase de capacitación y se desenvuelvan adecuadamente en los posibles escenarios que surgen en esta simulación de operación.

Y reforzar en la ciudadanía el respeto a las señales de tránsito y a los dispositivos de seguridad implementados en forma horizontal y vertical a lo largo de la ruta tranviaria, incrementando de esta manera lo que se denomina la “cultura tranviaria”, solo la corresponsabilidad ciudadana, garantiza la seguridad de todos los actores de la movilidad.

Los esfuerzos interinstitucionales se intensificarán, a fin de que la población aprenda a convivir con este nuevo medio de transporte, que ya es parte de la ciudad.