Sistema tranviario tiene una normativa que regula su funcionamiento


Con el inicio de la operación del Tranvía de Cuenca entra en vigencia la Ordenanza Que Regula La Operación del Sistema Tranviario del Cantón Cuenca, aprobada el 11 de marzo de 2019 por el Concejo Cantonal.
Dicha normativa incluye una serie de disposiciones que reglamentan su uso, definen los deberes y derechos de los usuarios y del personal a cargo del servicio de este nuevo medio de transporte. Las infracciones y sanciones se clasifican en leves, graves y muy graves según la acción cometida.
Se sanciona con el 50% de una remuneración básica unificada, es decir $197 las infracciones muy graves, entre éstas se consideran la manipulación de dispositivos electrónicos de pago, acciones que pongan en riesgos la integridad física del resto de usuarios, ingreso a espacios no autorizados de las unidades tales como la cabina de conducción.
A estas se suman la falta de respeto al personal del sistema, uso injustificado de los elementos de emergencia de las unidades, ingresar o bajar de la unidad fuera de las paradas, y ejecutar actos de acoso sexual al interior de la unidades o en las estaciones.
En el caso de las infracciones graves la multa es del 30% de un salario básico unificado que corresponde a $118.2, entre estas constan acciones que generen daños al interior o exterior de las unidades, evadir el pago del pasaje, consumir estupefacientes o bebidas alcohólicas dentro de las unidades o en las instalaciones del sistema, obstruir el trabajo de los controladores, y otros que se detallan en la normativa.
Se sancionan con el 0.5% de una remuneración básica unificada la infracciones leves que contempla acciones como el irrespeto al uso de los asientos reservados para grupos vulnerables, uso de dispositivos que alteren la tranquilidad de los usuarios, impedir la labor de los controladores (personal que verifican el pago de la tarifa).
Así como arrojar basura, resto o desperdicios de cualquier tipo, en las unidades o paradas, o escupir en el interior del tranvía.
Cabe recalcar que la ordenanza establece que a más del pago de la multa, los daños físicos o estructurales ocasionados al sistema deben ser reparados por el infractor.
Esta normativa busca mejorar la cultura de los usuarios con un servicio público de calidad y la apropiación del mismo al ser un sistema tecnológico, ambiental, y seguro.